Negligencia Hospitalaria

Aún sin que haya negligencia de un médico, cuando una persona se hospitaliza está expuesta a la negligencia del personal hospitalario y de servicios ancilares. Protocolos de control de infecciones deben ser seguidos por el personal hospitalario al pie de la letra, para evitar contagio de pacientes, especialmente los más comprometidos y delicados.

 

Las órdenes para el manejo y tratamiento del paciente deben ser cumplidas por el personal de enfermería y de servicios ancilares, de la forma en que son dadas por el médico. La maquinaria y equipo que usa el hospital para darle distintos servicios al paciente deben estar en condiciones óptimas y adecuadas para el uso al que se le destinan, siguiendo las instrucciones y especificaciones de su fabricante.

 

Cuando esto no ocurre, el mal funcionamiento puede ocasionar daños al paciente. De la misma forma, el manejo de los medicamentos por el personal de enfermería debe ser riguroso. Cuando la rigurosidad se pierde, el paciente puede sufrir daños previsibles por cambios de medicamentos o dosis inexactas.

 

Esta relación de situaciones son solo unas cuantas de las muchas que se pueden dar en un hospital y que pueden ocasionar daños al paciente. Cuando ello ocurre, estamos ante la negligencia hospitalaria.

©2019 by Impericia Medica. Todos los derechos reservados.